Fabricación

BUSCADOR DE CONTENIDOS

LO MAS VISTO

DESCUBRE

NAVEGACIÓN DE CATEGORÍAS

COMPARTE LA WEB

El arte del repujado es una técnica muy sencilla que permite transformar simples láminas de metal, como latas recicladas, en impresionantes piezas decorativas en relieve. En este artículo, descubriremos juntos qué es el repujado artesanal, sus orígenes y cómo puedes adentrarte en este mundo utilizando materiales reciclados. Aprenderemos paso a paso cómo realizar hermosas creaciones con latas recicladas, dándoles una nueva vida llena de belleza y originalidad.

¿Qué es el repujado de metales?

El repujado de metales es una técnica artística que consiste en crear relieves decorativos en planchas de metal, como aluminio, estaño, bronce, plata u oro, sin necesidad de calentar el metal. Esta técnica se ha extendido tanto y es tan fácil que actualmente se puede trabajar el repujado artesanal incluso en latas de aluminio recicladas.

La historia del repujado se remonta a finales de la Edad del Cobre en Oriente Próximo, expandiéndose desde allí hacia Egipto, India y China. La Edad del Bronce supuso la gran expansión del repujado, mientras que en la Edad del Hierro fue perfeccionada por Roma y los reinos helenísticos. En América fue iniciado por la cultura Chavín, en las costas del actual Perú hacia el año 1000 a.C. perviviendo en la región andina durante siglos. Algunos de los trabajos repujados antiguos más célebres son las máscaras de oro micénicas, la Pátera de Rennes, las láminas de Tamdrup Kirke y el Talismán de Carlomagno.

Para realizar repujado artesanal, se necesitan materiales como una plantilla, láminas de aluminio, buriles, tijeras, rodillos de teflón para algunas técnicas, abrillantador de metal, pintura vitral, entre otros. Si deseas diseñar piezas de repujado artesanal para la venta al público que resulten atractivas, puedes utilizar plantillas de flores, arabescos, figuras pequeñas u otros motivos decorativos populares que vayas descubriendo. La creatividad es clave para atraer a los clientes, quienes muchas veces se ganan reflejando en cada obra la destreza artística del repujador.

El reciclaje de aluminio

Para empezar a practicar con el repujado artesanal de metales es conveniente usar aluminio reciclado de latas de refrescos y bebidas. Esto es una gran idea porque en el precio que la gente paga al comprar un refresco ya está incluido el precio de la lata, y si la reciclamos, no solo no perdemos dinero sino que además podemos ganar más con ello.

Y por otra parte también ayuda a nuestro medio ambiente más cercano mediante la reutilización de residuos que no van a parar a nuestros bosques y mares. Un tip extra para reciclar es asociarte con tu comunidad de vecinos o con negocios cercanos para recolectar las latas usadas.

Guía para reciclar latas de aluminio

A diferencia de otras guías, en la que aquí presentamos vamos a optar por la calidad y la eficiencia. Lo que te vamos a contar a continuación, no está en ningún otro lugar de Internet, pues se trata de un método adaptado de reciclaje para el repujado en aluminio.

Paso 1: Preparación y almacenamiento de las latas
En primer lugar, ya debes haber recolectado bastantes latas usadas. Para guardar las latas sin que ocupen demasiado espacio, recórtalas para obtener de ellas láminas de aluminio.
Paso 2: Decapado térmico
Una vez ya tienes muchas latas recicladas acumuladas, lo que harás a continuación es meterlas en un cazo con agua, le pones una tapa y le dejas hervir entre 30 y 40 minutos. Este proceso, denominado decapado térmico, tiene como fin ablandar la pintura de la lata para que los químicos que se utilicen a continuación tengan mayor efectividad. Una vez se han hervido el tiempo estimado, retira las láminas para comenzar el siguiente proceso.
Paso 3: Decapado químico
El último paso para preparar el metal de aluminio reciclado es el decapado químico. Este se hace con disolvente universal o decapante químico para metales. Usa un estropajo para ir retirando la pintura de cada una de las láminas. Puedes ayudarte de una esponja abrasiva de grano fino para perfeccionar el acabado de cada lámina. Finalmente seca las láminas y ya están listas para ser utilizadas en tus proyectos.

Prepara tus diseños de repujado

Ya tenemos preparadas las láminas de aluminio recicladas, ahora el siguiente paso es preparar el diseño que vamos a repujar. Es importante tener en cuenta que aunque nos gustaría hacer grandes obras de arte desde el primer momento, lo cierto es que esto no va a poder ser así.

Este es una aviso para que no cometas el mismo error que yo, que intenté con mi primera lamina hacer un increíble paisaje con cientos de detalles y lo que al final sucedió es que tuve que desechar la lámina. La primera vez siempre sale mal, pero para que salga menos mal es importante seguir estos consejos que te voy a dar.

  • Busca diseños geométricos.
  • Revisa los temas vegetales y florales.
  • Evita animales y paisajes si aún te estas iniciando.
  • Considera temas simbólicos: corazones, señales, escudos, etc.

A partir de estas recomendaciones básicas podrás ir aprendiendo las técnicas básicas que te irán preparando para aprender a realizar con éxito los próximos trabajos. Pues incluso los trabajos más complejos, usan todos las mismas técnicas, las cuales vamos a ir explorando más adelante. Para que vayas viendo un ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir con el repujado artesanal te dejamos el siguiente vídeo.

Las herramientas y técnicas para el repujado

Vamos ahora a hablar de las herramientas necesarias para repujar. Pueden parecer muchas, sin embargo algunas de ellas de seguro que ya las tienes en casa o algún amigo o familiar te las puede prestar. Apunta bien la lista para tenerlo siempre en cuenta.

Herramientas para repujar

  • Láminas de metal: Material base para nuestro repujado. Pueden ser latas recicladas de aluminio, pero también se puede realizar con láminas adquiridas, las cuales tendrán una calidad final superior. El metal que se puede usar es:
    • Latón
    • Aluminio
    • Oro (muy caro para empezar)
    • Plata
    • Estaño
    • Cobre
  • Buriles de bola: Tienen una punta redondeada en forma de bola en lugar de una punta afilada. Vienen en diferentes tamaños de bola para crear texturas variadas. Los buriles de bola se utilizan para crear texturas suaves. Pueden simular efectos como piel, hojas, flores, entre otros.
  • Cinta adhesiva: Puede ser la denominada Masking Tape, cinta de enmascarar, cinta de carrocero o cinta de pintor. Todas son el mismo tipo de cinta. Necesario para adherir el diseño a la lámina de metal para que el diseño quede fijo y pueda ser replicado de manera correcta.
  • Un lápiz: A parte de para dibujar los diseños, el lápiz permite marcar el diseño sobre la lámina de metal. Útil especialmente con el aluminio reciclado procedente de latas de refrescos.

  • Esfuminos: se tara de un lápiz de papel usado en carboncillo para generar difuminados y en repujado artesanal para abombar el metal sin que deje marcas evidentes de tratamiento.
  • Goma de etilivinilacetato (goma EVA): Se trata de un material muy conocido en artesanía y manualidades. En el repujado artesanal es muy útil, pues nos sirve para suavizar la acción de los buriles sobre la lámina cuando se trabaja desde el reverso. Cuando se trabaja el anverso se hace sobre superficie dura, retirando la goma EVA.
  • Tijera: La tijera nos sirve para recortar la lámina una vez repujada para que se adapte al soporte en el que va a estar situado.
  • Pasta: Es importante tener una pasta para rellenar el repujado, esto ayudará a que mantenga su forma a lo largo del tiempo, librándolo de abolladuras y desperfectos. Las pastas que puedes usar para rellenar el repujado son:
    • Pasta de moldeado de secado en frío
    • Pasta rellenadora (blanca o metalizadas)
    • Enduido plástico
  • Espátula: La espátula te será muy útil para alisar la pasta con la que rellenes el repujado, de esta manera no colisionará con el soporte final y no se abombará.

Técnicas básicas

  • Perfilado: Una vez tenemos marcado el diseño sobre el reverso de la lámina, colocamos la lámina sobre la goma EVA y marcamos los surcos con mayor profundidad. Después retiramos la goma EVA y en el anverso, ayudados con un esfumino o con un buril de punta redonda, perfilamos los surcos. Esto se hace siguiendo suavemente el contorno del surco por un lado y por el otro para lograr que el contorno de la figura quede muy bien marcado. Hay que tener precaución de no hundir el surco hacia el reverso.
  • Medio Perfil: El medio perfil es igual que el perfilado con la diferencia que en vez de realizar el perfilado por ambas partes, sólo se hace por una, ya sea el interior o el exterior de la figura. Esto va a ocasionar que la parte por la cual perfiles desde el anverso va a quedar más hundida que la parte no trabajada. Por regla general, la parte perfilada suele ser la exterior para dar relieve a la interior. Esto se suele aplicar por ejemplo a hojas, pétalos, nubes, figuras geométricas como triángulos.
  • Abombado: Para hacer un abombado estético, en primer lugar tenemos que hacer una perfilado como el que se ha explicado anteriormente. Una vez tenemos terminado el abombado, con la ayuda de los difuminos vamos dando forma al interior de la figura desde el anverso y sobre la goma EVA, tratando de respetar lo máximo posible el perfil exterior, el cual tiene que continuar bien delimitado tanto por dentro como por fuera.
  • Puntos: Pequeñas zonas abombadas simulando pequeñas esferas, o bayas frutales. Se usan como decoración en patrones geométricos como el que veremos a continuación.
  • Envejecimiento: Usando pintura negra, se cubre la pieza, y tras dejarla reposar unos segundos, se retira usando un paño semihúmedo sin profundizar demasiado. Retíralo hasta que estés feliz con el resultado.

Técnicas avanzadas

  • Fondo texturizado: Usando una superficie rugosa, pasa un esfumino por el fondo del repujado para otorgar profundidad al diseño. Es perfecto para evitar el horror vacui.
  • Estampado por transferencia: Para esta técnica necesitamos un rodillo de fieltro y una figura en relieve. Coloca la lámina sobre el relieve y pasa el rodillo en diferentes direcciones para que se valla transfiriendo el relieve a la lámina. Allí donde el rodillo no logre más transferir, se usa el buril de punta redonda. Una vez transferida la imagen, puedes seguir trabajándola para otorgarle mayor detalle.
  • Vitrado: Se trata del pintado de la lámina usando pintura vitral para dar a la lámina un toque más delicado y perfeccionista.

Ir al inicio

COMPARTE PARA
APOYAR AL MUNDO ARTESANAL