Fabricación

BUSCADOR DE CONTENIDOS

LO MAS VISTO

DESCUBRE

NAVEGACIÓN DE CATEGORÍAS

COMPARTE LA WEB

¿Alguna vez has deseado crear tus propias joyas y accesorios? El alambrismo es una técnica artesanal muy sencilla que te permite hacer precisamente eso. A través de la manipulación de alambres, puedes diseñar hermosas piezas de bisutería y joyería personalizadas. Los materiales básicos, como alambre, alicates, abalorios y piedras, suelen ser asequibles y fáciles de encontrar en tiendas de manualidades o en línea. Incluso puedes lograr que sean aún mas económicas creando tus propias piezas a base de resina o puliendo tus propias piedras y facetando cristales. La combinación de alambre con piedras o resina puede dar lugar a piezas aún más únicas.

El alambrismo para bisutería y joyería

El alambrismo es un conjunto de técnicas de joyería que se caracteriza por la creación de accesorios, esculturas u objetos utilizando como principal medio el alambre. Se trata de técnicas que nacen en un estadío medio del Calcolítico (Edad del Cobre) en la región del creciente fértil hace aproximadamente 6500 años. De ahí se expandió a Grecia, Roma, India y China entre otras regiones. Las primeras técnicas con alambre datadas arqueológicamente son la filigrana y el trenzado, siendo usadas para elaborar diademas, brazaletes y collares. Así, tenemos constatadas piezas de joyería sumerias, egipcias y minoicas usando estas técnicas. Con el tiempo, esta técnica ha evolucionado, y en la actualidad, las piezas elaboradas mediante alambrismo lucen más refinadas que nunca, llegando a considerarse algunas como piezas finas, dependiendo del material utilizado.

Si bien el alambrismo moderno proviene de estas técnicas, su forma actual es muy reciente. Proviene de la fabricación de alambre de manera industrial desde finales del siglo XVIII, pues fue impulsado por el descubrimiento de la electricidad y los primeros usos de la misma. La gran cantidad de alambre disponible hizo que los artesanos comenzasen a optar por este para hacer sus joyas antes que los hilos de metal anteriores. Así se abarataron costes y aumentaron su nivel de ganancias.

Actualmente algunos artesanos utilizan materiales como el oro para crear piezas de joyería, elevando significativamente el valor de las mismas. También se emplean alambres de plata, cobre, bronce, alpaca, latón y tumbaga, cada uno con sus propias características. A día de hoy ya no es necesario tener un maestro que te enseñe todas las técnicas gracias a la transmisión del conocimiento de manera virtual. Nunca ha sido tan fácil aprender alambrismo, y es por eso por lo que hemos creado esta guía.

Tipos de alicates usados en alambrismo

Los conocimientos iniciales para aprender alambrismo son muy pocos a diferencia de otras artesanías. Una de las cuestiones esenciales son los alicates, la herramienta a la que más uso da el alambrista. Es más, al contrario de lo que suele pensar la gente, para hacer alambrismo lo primero que necesitas no es alambre, sino un buen juego de alicates. ¿Que por qué? Pues justamente porque alambres hay en todas partes, incluso en el dispositivo en el que estás ahora mismo leyendo este artículo. Pero sin alicates, hacer estas piezas se convierte en un auténtico reto, y no te va a permitir realizar joyería de mayor calidad artística. Veamos los tipos y características.

  1. Alicates de punta de aguja: Estos alicates tienen puntas muy finas y precisas, ideales para manipular piezas delicadas en la creación de joyas, como abalorios, medallas y dijes.
  2. Alicates de punta redonda: Sirven para doblar y dar forma al alambre sin dañarlo, lo que permite crear anillas, curvas y espirales suaves y elegantes. Se trata del alicate preferido por todos los alambristas.
  3. Alicates de punta curvada: Son útiles para trabajar con precisión en áreas específicas del alambre, especialmente en espacios reducidos o para crear formas complejas.
  4. Alicates de mandíbula de silicona: Gracias a las mandíbulas recubiertas de silicona se puede sujetar y doblar el alambre sin dañar el baño o la chapa situada en la superficie del alambre.
  5. Alicates de crimpado: Son especiales para aplastar y doblar el alambre en ángulos específicos, creando uniones firmes y estructuras sólidas.
  6. Pinzas de extremo: Se utilizan para sujetar y doblar el alambre con precisión, especialmente en los extremos, para crear uniones firmes y estéticas.
  7. Alicates de fianza: Son ideales para crear bucles y anillos en el alambre, lo que permite unir diferentes piezas o crear formas decorativas.
  8. Cortadores de alambre: Son indispensables para cortar el alambre con precisión, asegurando extremos limpios y sin rebabas que se enganchen en la ropa.

Los nombres de los alicates pueden variar dependiendo de la zona geográfica en la que vivas, aun así con el nombre es fácil saber a cual nos referimos. De toda la web, hemos seleccionado varios juegos de alicates hecho exclusivamente para joyería. Todos los tipos de alambre antes mencionados están en ellos.

Como ya hemos visto, cada alicate tiene una función distinta al resto. Entre todos ellos son capaces de hacer artesanías espectaculares. Tan sólo requiere práctica y buena vista para realizar con acierto cada detalle y que se vea único y sorprendente. Ten en cuenta que es muy importante guardar los alicates en un lugar seco y libre de polvo. De esta manera protegeremos nuestra inversión de las adversidades climatológicas. Una vez terminados de usar, límpialos con un paño suave para eliminar los restos de metal que se puedan haber pegado. Así conservarán mejor su filo y no tendremos que estar buscando nuevos alicates o medios para afilar los gastados.

He seleccionado un vídeo entre los muchos que hay en internet para que puedas tener una guía visual. Se trata de una introducción a los alicates para que puedas ir aprendiendo a sacar buen provecho de este tipo de herramienta.

Y lo último que nos queda antes de finalizar con los alicates son los alambres. Cada cual tiene su material, su color y su grosor, por lo cual es muy importante prestar atención a cual necesitarás según la pieza que vallas a generar.

Tipos de alambre para tus creaciones

Con todo lo que estás aprendiendo aquí, ya te encuentras un paso más cerca de crear tu propia marca de joyería. Ya has aprendido sobre los alicates, así que una vez que aprendas sobre el alambre, el único límite será tu creatividad. Pero comenzar requiere técnica y para ello es mejor empezar con alambre de aluminio. Es barato y fácil de manipular. Antes de comenzar a explicar los tipos y características, te he traído dos cables que he seleccionado que considero que están perfectos para principiantes:

Los tipos de alambre para joyería se clasifican principalmente según su grosor y su elaboración. Cada tipo de alambres nos permite hacer un tipo de piezas u otras. Cuando empezamos con los primeros trabajos es recomendable empezar por grosores mayores (18G), más fáciles de manipular, y según afines tu técnica ir pasando a alambres más finos. Los alambres se miden en calibres, representados por una «G» o por su diámetro en milímetros (mm). Los calibres van del 14G al 30G, donde un número más grande indica un alambre más delgado. A continuación te presento una guía de correspondencia entre el calibre y el diámetro en milímetros:

  • 14G: 1,628 mm
  • 16G: 1,318 mm
  • 18G: 1,024 mm
  • 20G: 0,813 mm
  • 22G: 0,648 mm
  • 24G: 0,511 mm
  • 26G: 0,406 mm
  • 28G: 0,324 mm
  • 30G: 0,259 mm

Por otro lado, los alambres se clasifican según su elaboración en:

  • Alambres de base: Son alambres fabricados con un solo metal, como el cobre, el aluminio, el acero, la plata u otros metales preciosos. Son los más caros y utilizados exclusivamente en joyería.
  • Alambres chapados: Estos alambres tienen una capa de metal precioso, como oro o plata, sobre una base de metal más económico, como el cobre. La capa de metal precioso se adhiere mediante un proceso de chapado, lo que los hace más asequibles que los alambres de metal precioso puro.
  • Alambres bañados: Similar a los alambres chapados, los alambres bañados tienen una capa de metal precioso, pero la capa es más delgada y menos duradera. Los alambres bañados suelen tener una apariencia más mate y menos brillante que los alambres chapados. El baño tiene la desventaja de desprenderse más fácilmente si no se tiene mucho cuidado con los alicates.
  • Alambre esmaltado: Es un material popular en la bisutería y la joyería en alambre. El esmaltado del alambre de cobre es un proceso en el que se aplica un recubrimiento de vidrio a la superficie del alambre, lo que le da un acabado brillante y duradero. El alambre de cobre esmaltado es resistente a la oxidación y al paso del tiempo, y es muy maleable, lo que lo hace ideal para trabajar en proyectos de bisutería

Con todos estos conceptos y herramientas bien claros ya podemos pasar a la parte práctica de la guía. Vamos a aprende a crear cada parte las piezas para hacer creaciones únicas y atractivas para cualquier interesado en comprar.

El mejor curso para empezar a crear

Soy consciente de las dificultades que entraña aprender una nueva técnica. Por eso siempre trato de buscar las maneras más sencillas para enseñar.

Por eso sé que de entre toda la web, este es el mejor curso gratuito que ha ayudado a quienes están interesados en comenzar a hacer joyería artesanal. Te lo recomiendo porque es con el que yo empecé y creo que a ti también te ayudará mucho. Algunas cosas que veremos es:

  1. Anilla: Se hacen con los alicates de punta redonda. Para ello hacemos una serie de espirales con el alicate, luego con el alicate de cortar, vamos cortando la espiral por uno de los lados para formar las anillas que luego podemos usar en nuestras creaciones.
  2. Argolla: También con los alicates de punta redonda. Las argollas nos sirven para fijar abalorios. Se pueden hacer de diferentes diámetros y formas según nuestra técnica o el acabado que le queramos dar a la pieza.
  3. Seguro de ocho: Se dobla el alambre con el alicate de punta redonda en forma de ocho, creando un seguro resistente y estético. Tan sólo se pone un gancho en el otro extremo y con ello concluimos la pulsera.
  4. Gancho: De igual manera, se hacen con los alicates de punta redonda. Se pueden crear ganchos de diferentes tamaños y estilos haciendo cierres en forma de argolla para que el extremo del gancho no dañe la piel.
  5. Formas simples: Se pueden realizar tanto con los alicates de punta plana como con los de punta redonda. Con ellos se puede moldear el alambre para crear formas simples como rectángulos, cuadrados o triángulos que nos sirvan para hacer pendientes, pulseras o collares.
  6. Formas lobuladas: Las formas lobuladas es mejor hacerlas con los alicates de punta curvada, ya que son ideales para crear formas curvas de diferentes tamaños en el alambre, permitiendo realizar diseños más complejos y detallados.

En el vídeo podrás ver estas mismas técnicas de manera visual y didáctica:

Recuerda que para ser un maestro del alambrismo hay que practicar mucho. A veces nos podemos desanimar, pero con disciplina lograremos tener un juego de joyería y bisutería muy amplio. Compártelo con familiares y amigos. Ellos te dirán si les gusta o si les causa alguna incomodidad. Aprovecha los errores para perfeccionar tu técnica y pronto comenzarás a vender tus creaciones. Al principio regalar piezas puede parecer contraproducente, sin embargo, si llevan puestas tus creaciones pueden divulgar quien las ha creado y esto hará que aparezcan clientes más rápidamente.

Lleva tu técnica a un nuevo nivel

Realizar cada elemento manualmente está muy bien cuando estamos iniciando en esta artesanía, pero según te profesionalices te darás cuenta de que algunos acabados es mejor tenerlos preparados para ahorrar tiempo y que el resultado sea más profesional a la vista del cliente.

Lo mejor de todo es que no se trata de precios muy altos. La unidad tiene un costo por céntimos, por lo que la inversión merece mucho la pena. A continuación te dejo unos ejemplos y te explicaré cómo los puedes combinar para que resulten a la vista del cliente como auténticas piezas de joyería.

Es también muy importante la selección de los colores. En mi caso, he tenido mucho éxito creando joyería de cristales de Bohemia sobre alambre dorado. El cristal de Bohemia hace que el brillo del dorado sea potenciado. Esto se debe a las facetas del cristal, que reflectan la luz de manera irregular a través del abalorio. De esta manera podemos hacer piezas de bisutería con un acabado que nada tiene que envidiar a la joyería debido a su brillo y luminosidad.

Un segundo tipo de abalorio que combina muy bien con el dorado es el rojo, especialmente si tiene una forma facetada o si simula las vetas de otras piedras rojas, como la espinela, la cornalina o el jaspe. Tampoco podemos obviar la potencia que genera sobre el color dorado tonalidades verdosas como son la malaquita, el jade americano y la esmeralda.

Otra combinación muy exitosa es la de abalorios negros sobre alambre plateado. Esta combinación suele tener mucho éxito en bisutería de carácter religioso, como rosarios o decenarios (rosarios de diez cuentas). A parte de las cuentas negras sobre plata, también suele ser exitosas las cuentas blancas y azules oscuros sobre plateado.

Estos son algunos ejemplos que a mí me han funcionado muy bien. Aun así, nunca dejes de probar nuevas combinaciones tanto de formas como de colores. Recuerda que tienes más ideas en nuestro blog. Al final sabrás qué es en lo que mejor destacas cuando llegue el momento de las ventas. Presta atención qué piezas llaman más la atención de tus visitantes para aprender de sus gustos. Así podrás ofrecer satisfacción al cliente y beneficios en tu negocio. Una vez lo tengas detectado, puedes dar el paso a vender joyería por internet.

Ahora es el momento de lanzarte a practicar y a probar. Espero que tengas muchísima suerte con tu negocio.

Ir al inicio

COMPARTE PARA
APOYAR AL MUNDO ARTESANAL