Fabricación

BUSCADOR DE CONTENIDOS

LO MAS VISTO

DESCUBRE

NAVEGACIÓN DE CATEGORÍAS

COMPARTE LA WEB

Un taller de papel reciclado artesanal se enfoca en transformar el papel desechado por viviendas y negocios en papel artesanal mediante técnicas tradicionales. Este papel tiene un aire vintage que mucha agente adora y que además contribuye a la preservación del medio ambiente. Este proceso implica la fabricación hoja a hoja del papel, cuidando al detalle el resultado final del producto. El papel reciclado artesanal tiene la ventaja ambiental que reduce la cantidad de desechos y la necesidad de talar más árboles, contribuyendo así a la conservación de los recursos naturales y la reducción de la huella de carbono.

Aquí vas a aprender cómo se fabrica el papel artesanal y cómo lo puedes hacer tú mismo en casa o tu taller. Lo primero que debes tener en cuenta es que hay dos formas de hacer papel: reciclando papel usado o fabricando tu propia pulpa de celulosa a través del tratamiento de madera usada (muebles viejos o rotos) u otras plantas. En este artículo exploraremos ambas vías para que puedas decidir qué método se adapta mejor a tu forma de trabajar.

Motivos del reciclaje del papel

El papel fue inventado por Cai Lun en la China Han en el año 105 d.C. y a partir de ahí se fue expandiendo por la Ruta de la Seda. Sobre esto tenemos un post muy completo en nuestro blog. En esta sección nos concentraremos en saber más sobre el papel reciclado. Conocemos la primera vez en la historia que se recicló el papel. Sucedió en América del Norte, en la colonia británica de Pensilvania, por William Rittenhouse, entre 1690 y 1708.

Historia de William Rittenhouse

William nació en una familia que trabajaba en el molino de papel de la familia Vorster. Un miembro de esta familia, Adolf Vorster, se casó con Ermgard, la tía paterna de William, en 1660 y se fueron a Holanda para expandir allí el negocio. De esta manera nació la alianza familiar Vorster-Rittenhouse, siendo una de las compañías papeleras más importantes de Europa. Unos años después, posiblemente en 1664, enviaron a William a ayudar a sus tíos en Holanda, donde prosperó y contrajo matrimonio. Desde allí exportaban papel a muchos lugares de Europa y también a las colonias británicas en América. Observando que aún las colonias no estaban produciendo su propio papel, los Vorster-Rittenhouse decidieron enviar a William a Pensilvania para ampliar el negocio familiar. El primer molino de la América británica fue construido por William en el año 1690 en Germantown (el primer molino de papel de América fue construido en Culhuacán en 1576). Si bien el molino estaba bien aprovisionado, puesto que en las cercanías había mucha materia prima, William supo aprovechar la celulosa del papel ya existente para acelerar el ritmo de producción, especialmente en los momentos iniciales, en los que el molino debía garantizar su existencia para garantizar a los inversores el éxito de la empresa. De esta manera apareció el primer papel reciclado de la historia.

Pero durante los próximos cien años desde la construcción del molino de Rittenhouse en Pensilvania, el reciclaje de papel no fue demasiado popular debido a la baja calidad del mismo, pues resultaba ser demasiado oscuro como para escribir de manera decente. Sin embargo esto cambió cuando un fabricante inglés llamado Mattias Koops patentó en 1800 un método con el que eliminar la tinta del papel y de esta manera lograr un papel reciclado de mayor calidad. Sin embargo este proceso resultó ser demasiado costoso y su fábrica de papel tuvo que declararse en bancarrota en 1803.

Tendría que pasar otro siglo más, cuando debido a las guerras mundiales se tuvieron que reducir los costos en materias primas. Las primera fabricación masiva de papel reciclado fue promovido por Estados Unidos con la creación del Servicio de Recuperación de Residuos, que se encargaba de trasladar el papel usado hasta las plantas de reciclaje. A parte de la motivación económica, según avanzó el siglo XX se le añadió la cuestión ecológica, en la cual ya nos encontramos completamente inmersos.

¿Cuál es la materia prima para fabricar papel artesanal?

La materia prima básica para la fabricación del papel es la fibra de celulosa, la cual es fabricada por gran cantidad de especies de plantas. Aquí tienes una lista de los recursos y las maderas pulpables más comunes para la elaboración del papel:

  • Papel usado: consiste en volver a hidratar la pulpa del papel usado para hacer nuevos papeles de ello. Es la manera más fácil de hacer papel artesanal, perfecta para principiantes.
  • Madera: Esta es la materia prima más utilizada para la fabricación del papel. Puedes obtenerla de árboles como el pino, el abeto y la pícea, cuyas fibras son más largas y adecuadas para la producción de papel. Además puedes usar madera reciclada para hacerlo.
  • Bambú: Como alternativa a la madera, el bambú se destaca. Aunque su fibra es más corta, es más resistente. Además, el bambú crece más rápido que los árboles, lo que lo convierte en una opción más sostenible para la fabricación de papel.
  • Bagazo: Este material proviene del residuo de la caña de azúcar y se utiliza como materia prima para la fabricación de papel. Es una elección sostenible, ya que aprovecha un subproducto que de otra manera se desecharía.
  • Paja: Otro residuo agrícola que se puede utilizar para fabricar papel. Al igual que el bagazo, es una opción sostenible en comparación con la madera, contribuyendo a reducir el desperdicio agrícola.
  • Algodón: El algodón se utiliza como materia prima para la fabricación de papel de alta calidad (como el de los billetes). Proviene de la planta del algodón, y su fibra, aunque más corta que la de la madera, es ideal para productos que requieren resistencia y durabilidad.
  • Lino: El lino es otra materia prima de alta calidad para la fabricación de papel. Se obtiene de la planta del lino y posee fibras más largas que las del algodón, lo que lo hace que el papel de lino sea uno de los papeles con más alto valor comercial.

¿Cómo se extrae la celulosa?

Principalmente existen dos fuentes de celulosa: la madera y el reciclaje de papel. Extraer la celulosa de la madera es un método bastante laborioso que implica los siguientes pasos:

  • Trituración: La materia prima se reduce a pequeños trozos para facilitar el proceso de extracción.
  • Cocido: Los trozos triturados se someten a un cocido en una solución de productos químicos, como el sulfato de sodio, hidróxido de sodio o el bisulfito de sodio, a temperaturas y presiones específicas. Esto ayuda a separar la lignina y las hemicelulosas de la celulosa.
  • Blanqueo: La celulosa se somete a un proceso de blanqueo utilizando productos químicos como el dióxido de cloro o el peróxido de hidrógeno. Esto tiene como objetivo eliminar cualquier impureza y lograr un color blanco puro.
  • Lavado y secado: Finalmente, la celulosa se lava y se seca minuciosamente para eliminar cualquier residuo químico, obteniendo así un producto final puro.

Sin embargo, es mejor dejar este proceso a las grandes fábricas de papel. Si tu objetivo como artesano emprendedor es crear un producto que reduzca la contaminación y la huella de carbono, entonces es mejor centrarse en el papel reciclado. El papel blanco es un papel que ha pasado por muchos productos químicos derivados del cloro para obtener esa apariencia blanca y limpia. Estos derivados del cloro son perjudiciales para la naturaleza es por ello que si reciclamos papel estaremos dando una nueva vida a un producto que ya no es necesario que pase por el mismo proceso. De esta manera obtenemos un producto nuevo y de muy baja contaminación.

Los cinco pasos para la creación del papel reciclado artesanal

Si has llegado hasta aquí, eso significa que ya sabes mucho sobre papel y que cada vez estás más cerca de hacer tu propio papel. Para que puedas ir empezando con tus primeras pruebas de creación del papel, te explicaré con más detalle los 5 pasos principales en la fabricación del papel:

  1. Obtención de la materia prima: El primer paso crucial implica la obtención de la materia prima esencial: la fibra de celulosa procesada.
  2. Selección: Con una guillotina de papel, aparta las partes más blancas del papel de las menos blancas. Esto te permite hacer papel de alta calidad con las partes blancas, y papeles de menor calidad con las partes más usadas. A este papel de menor calidad se le pueden añadir tintes para hacer papel de colores para ocultar su color original.
  3. Triturado: Usando unas tijeras o una trituradora de documentos, haz tiras finas de papel de manera que sea más fácil de tratar. La trituradora de documentos te permitirá ahorrar mucho tiempo en este proceso.
  4. Licuado: Deja el papel triturado en remojo durante una hora. Después usa una licuadora para hacer la pulpa de celulosa.
  5. Prensado: En este paso, la pasta de celulosa se extiende en un bastidor de papel, donde se le da forma y se seca para obtener una película de celulosa. Esta se deja sobre el bastidor hasta que haya perdido la suficiente humedad para comenzar el proceso de secado.
  6. Secado: Para secarlo completamente, el papel coloca sobre una tela fina y somételo a presión ligera usando un rodillo. Esto otorgará al papel su grosor final. Es recomendable dejarlo sobre una superficie lisa que se encuentre al sol o próximo a otro tipo de fuente de calor. También puedes usar una prensa para escurrir el agua sobrante.
  7. Acabado: El paso final implica el tratamiento en superficie del papel. El material se trabaja con una lija fina de grano entre 180-220 para eliminar imperfecciones y arrugas en el papel. Finalmente se usa una guillotina para eliminar irregularidades en los bordes. Este paso garantizar la calidad y las propiedades estéticas del papel.

Debes ser consciente que los primeros papeles que hagas no tendrán una forma muy bonita y podrían parecer más cartón que papel. Paciencia, es lo normal la primera vez, ya verás que con la práctica tu papel artesanal va a tener un acabado cada vez más perfecto y listo para sacarlo al mercado.

Ten en cuenta el espesor: Si vas a comenzar el proceso de fabricación en el momento de crear la pulpa, ésta no debe quedarse seca, tiene que tener bastante agua. Si no lo vas a crear en el mismo día, puedes optar por secar la celulosa al sol creando un bloque que puedes guardar hasta el momento en el que quieras comenzar a fabricar el papel. No guardes el bloque hasta asegurarte que esté bien seco o se podría pudrir.

Atención: Si no vas a usar fuentes de calor eléctricas, es recomendable esperar a días soleados y calurosos, así como aprovechar al máximo el verano para poder tener material que vender en invierno.

Ejemplos de cómo se fabrica el papel artesanal

Aquí vemos un ejemplo de fabricación artesanal del papel. Si has leído lo anterior no te costará nada entender el vídeo.

Este es el ejemplo de una chica en su primera vez haciendo papel. Así nos sucede a todos en el primer intento. No pasa nada. Lo importante es seguir intentándolo y tener un bastidor (marco) de buena calidad que nos permita tener una buena manipulación del papel. Abajo encontrarás el bastidor que nosotros recomendamos.

En ambos ejemplos vemos cómo se usan los bastidores de papel, esa especie de filtro de madera que sirve para preparar la lámina de papel.

¿Qué hacer si tengo papel para reciclar de mala calidad?

No te preocupes. Si sólo consigues que te donen papel usado muy sucio o con muchas impresiones, tal vez deberías optar por usar algún tinte para hacer con él papeles de colores que podrás vender a un mayor precio gracias a su valor estético y decorativo.

Además, puedes usarlo para decorar las tapas de libros o cuadernos que hayas realizado en tu taller.

Otras ideas creativas para la elaboración de papel artesanal

Existen prácticas para personalizar tu papel reciclado artesanal. Estas se pueden hacer durante la preparación de la pulpa o una vez la pulpa ya se ha retirado para secar. Estas técnicas permiten crear papeles artesanales con valor estético añadido que repercutirá directamente a su valor económico (más belleza es igual a mayor valor monetario). Estas son las dos más originales y atractivas:

  • Sellado: Esta técnica se realiza presionando un sello o molde sobre la superficie del papel húmedo, una vez se ha retirado a secar. Esta técnica permite imprimir el logotipo, iniciales o cualquier otro diseño directamente en el papel. Es una excelente forma de dar identidad propia al papel reciclado hecho a mano y de expandir tu marca.
  • Inclusión de pétalos: Añadir pétalos de flores secas a la mezcla de pulpa de papel durante el proceso de fabricación aporta un efecto visual muy atractivo y natural al papel resultante. Los pétalos quedan incrustados en el papel, dándole un aspecto único y decorativo. Esta técnica permite crear papeles artesanales con un toque natural y rústico, ideales para tarjetas, invitaciones o cualquier proyecto de manualidades.

El resto de técnicas existentes son derivadas de estas dos, como añadir hojas secas, realizar impresiones con plantas, etc. Recuerda que para realizar obras creativas, el único límite es tu imaginación. No dejes de probar y de buscar inspiración en la naturaleza y en tu entorno más cercano.

¿Qué puedes hacer con tus papeles reciclados?

El papel reciclado tiene muchísimos usos. Dependiendo de su grosor y tamaño será perfecto para un fin u otro. Por ejemplo, papeles grandes y finos se pueden utilizar para producir material de prensa, tales como gacetas o periódicos. La creación de este tipo de diarios de noticias u opinión, puede ser muy útil para que medios emergentes puedan darse a conocer a través del formato físico. Puedes buscar periódicos online independientes y ofrecerles este servicio.

En papel más grueso se pueden elaborar tarjetas de visita, o incluso diseñar tarjetas de contacto con papel reciclado. Poner el énfasis en el valor ecológico de tu producto podría atraer hasta tus servicios a pequeñas marcas que desean promover una imagen más ecológica de su empresa.

Otra idea interesante es la creación de cuadernos, el cual exploramos en este artículo. Un paso más avanzado sería la encuadernación de libros, del cual también tenemos artículo.

Una idea muy lucrativa con la que puedes ganar dinero fácilmente es mediante la creación de sobres y tarjetas de visita para eventos. Los eventos te darán mucho trabajo porque implican la invitación de muchas personas ante las que se desea ofrecer una imagen concreta. Se puede hacer de muchas maneras: con cartillas, almanaques, o incluso algunas manualidades creativas. Todo depende de cómo se acople tu imaginación a lo que el cliente te solicite.

Hasta aquí la lección de la elaboración del papel. Si lo deseas puedes ampliar conocimientos mirando otros artículos de la sección de papelería o incluso revisar otras partes de nuestra web para buscar ideas de negocio.

Felicidad y prosperidad.

Preguntas frecuentes

También te puede interesar

Ir al inicio

COMPARTE PARA
APOYAR AL MUNDO ARTESANAL