Fabricación

BUSCADOR DE CONTENIDOS

LO MAS VISTO

DESCUBRE

NAVEGACIÓN DE CATEGORÍAS

COMPARTE LA WEB

En este espacio dedicado a la labor de la costura te proponemos explorar juntos esta parte de la artesanía de labor que es hoy más útil y fácil que nunca.

Nosotros, los artesanos de la web, creemos que no debemos convencer a nadie de la validez y la utilidad de la costura, ya que todos hemos vivido situaciones en las que hemos recordado y hemos sentido la necesidad de conocer una puntada de costura para arreglar una prenda.

En esta página de Fabricación vamos a compartir contigo el instrumental de labor de costura necesario, consejos prácticos de la labor y la puntadas para que puedas dar tus primeros pasos o que repases los fundamentos de la costura.

Consideraciones previas

Aprender a coser implica aprender a hacer una labor perfecta, además de sujetar un botón o aplicar un bolsillo.

Actualmente, coser es más simple y menos costoso que antiguamente. Si se utiliza máquina de coser, éstas han alcanzado un grado de perfección que puedes ahorrar mucho tiempo. Además, la introducción desde hace varias décadas de los tejidos sintéticos han hecho aumentar la variedad de precios. Sólo es difícil cuál es coger.

Cuando te vas introduciendo en la labor de la costura, te vas dando cuenta que este tipo de artesanía es muy práctica, pues se trata de trabajar con cosas que pueden hacer falta en una casa, para niños, para el esposo o la esposa o incluso para el propio artesano de la costura.

La cremallera que se descose, los botones que saltan, los zurcidos, los remiendos, los dobladillos que suben y bajan, las almohadas que tienen que conjuntar, el cambio del forro del abrigo para el invierno. Cuanto más vas avanzando con todos estos trabajos, más te darás cuenta de que son siempre los mismos y eso te dará más confianza y te será mucho más fácil.

Instrumentos del costurero

El costurero es la bolsa o caja donde se pone todo el instrumental de la labor de costura. Toda buena maestra costurera tiene que tener un costurero bien equipado. Aquí te mostramos cuáles son los elementos básicos que tiene que tener tu costurero.

Agujas

En primer lugar, están las agujas. Las agujas que adquieras deben ser de acero. Tienen que estar perfectamente rectas y ser de buena calidad para que no se doblen. Por otro lado, las agujas tienen diversos gruesos y largos: para cada tipo de labor se precisa un determinado tipo de aguja. Se suelen vender en surtidos con medida progresiva del uno al diez, que aumentan en proporción al grosor: las medidas más utilizadas van del tres al siete. Como regla en general, la aguja debe ser algo más gruesa que el hilo utilizado para coser. Esto es para prepararle un paso adecuado por el tejido.

Dedal

En segundo lugar, debes tener dedal, pues es un elemento indispensable para coser. Esto es así porque ayuda a introducir la aguja en el tejido. Existen de diversos materiales y es preferible que lo utilices en el dedo corazón o dedo de en medio. En la misma línea están los salvadedos. Es útil para proteger el dedo de eventuales pinchazos de la aguja. Su posición adecuada es en el dedo índice de la mano izquierda, ya que este dedo queda bajo el tejido que se tiene en la mano cuando se cose y es fácil pincharlo. Si eres zurda, será en la mano derecha.

Hilos

Los hilos en la costura son el medio principal por el que se van a crear las prendas y labores.

En general, para coser te harán falta tres tipos fundamentales de algodón desde los que sacar los hilos: algodón para hilvanar, algodón para coser botones y algodón retorcido en bobinas.

Tijeras

Obviamente, las tijeras son un elemento esencial en el costurero. Conviene que tengas dos pares de diferente tipo: un par pequeñas para bordar y cortar hilos y diversas telas, con hojas bien afiladas y rectas; y un par mediano para cortar los tejidos, con una hoja puntiaguda y la otra redondeada.

Las tijeras deben estar SIEMPRE bien afiladas para que los cortes de los tejidos sean rectos y no se estropeen, ni deshilachen o arranquen los hilos usados al coser.

Por ello, es importante que recuerdes que las tijeras del costurero SÓLO se puede usar para este cometido. NO SE DEBEN USAR PARA CORTAR PAPEL, ya que estropea el filo de las tijeras.

Si ya llevas un tiempo haciendo labor de costura, te puedes ir familiarizando con otros tipos de tijeras como las tijeras para ojales y las tijeras para bordes, las cuales se utilizan para cortar ojales del mismo tamaño y para cortar los tejidos en forma de dientes de sierra regulares, respectivamente.

Accesorios complementarios del costurero

Además de los instrumentos que hemos mencionado antes, tienes que tener en cuenta que tienes que tener en tu costurero una serie de accesorios complementarios que te van a ayudar a hacer más fácil tu labor de costura.

  • Metro de cinta para sastres: Te recomendamos que esté numerado por ambas caras y que sea de buena calidad para que no se rompa o se corte por accidente.
  • Regla plana: Te será útil para hacer los modelos de la labor sobre un papel. Te sugerimos que elijas la medida de 60 centímetros.
  • Lápiz: Para hacer correcciones de un modelo o para anotar las medidas.
  • Jabón de sastre: También llamado tiza de costura. Sirve para marcar las prendas y para seguir los patrones. Puedes tener de dos tipos: uno blanco para los tejidos de color y uno de color para las telas blancas.
  • Alfileres: Es preferible que utilices los llamados alfileres de sastre, porque son de acero y muy puntiagudos.
  • Rueda de marca: Este accesorio sirve para trazar los contornos de un modelo sobre tejidos de tipo rígido.
  • Marca faldas: Como su propio nombre indica, sirve para señalar el redondeo de las faldas y está provisto de un listón con los centímetros

Posición de la costurera

Para coser bien es importante que estés cómoda.

Para coser debes sentarte en una silla no muy alta, proporcionada al plano de trabajo y sin brazos. La labor de costura debes mantenerla a una altura tal que no te obligue a coser de manera inclinada. Parar esto puede ser de ayuda la utilización de un escabel o de un apoyo en los pies.

Para trabajar, se coge la aguja con la mano derecha, entre el pulgar y el índice. Con el dedo medio, que debe estar provisto de dedal, se empuja el ojo de la aguja para que penetre en el tejido.

La luz es muy importante y debes situarla a tu lado izquierdo. Esto se debe hacer así para que la mano que cose no haga sombra sobre la labor. Si eres zurda, lo debes hacer a la inversa. Además, debe ser de la intensidad e iluminación justa para que no se te cansen o fatiguen los ojos. De esta manera, tu precisión será aún mayor cuando realices la labor de costura.

Hebra y fijación del hilo

Tanto para las labores de costura como para las de bordado, la hebra no debe ser muy larga. Esto es para impedir que el hilo se retuerza o se deshilache por pasar demasiadas veces a través del tejido.

Al comienzo de la labor de costura, tienes que fijar el hilo por el revés con unas puntaditas, y lo mismo se hace cuando la hebra se acaba. Para un hilván, que puedes quitarlo enseguida, la hebra puede ser más larga y se puede hacer un nudo al principio, enrollando el hilo entre el índice y el pulgar de tu mano izquierda, de la derecha si eres zurda. Este nudo se quedará por el revés y no se verá.

En los puntos de dobladillo, los extremos de las hebras se esconden en el tejido doblado, tanto al principio como al final. Sólo en el caso de hacer puntadas flojas, la hebra no tiene que tener nudo.

Puntadas básicas de la costura

Punto adelante o bastilla

El punto adelante o de bastilla es el más sencillo de los puntos de coser. Sirve para hacer costuras simples y para formar frunces.

Se hace de derecha a izquierda, clavando la aguja en el tejido y sacándola dos o tres hilos del tejido más adelante. Si quieres una puntadas más largas, debes contar más hilos. Si el tejido tiene una trama más rala o si es muy suave, puedes dar varias puntadas de una sola vez y tirar luego de la hebra.

En el caso de los frunces, las puntadas deben ser puntadas cortísimas y, entre puntada y puntada, se dejará un espacio igual a la longitud de la puntada. Al estirar el hilo obtendrás el frunce.

Hilván

El hilván se usa para unir provisionalmente dos trozos de tejido antes de coserlos.

Es una variante del punto adelante o de bastilla. Esto es porque en vez de dar puntadas regulares, se alterna un punto corto con uno largo. El hilván sirve para unir provisionalmente las piezas de una prenda para prepararla para probarse o para el punto de prueba.

Las puntadas del hilván pueden ser cortas o largas. Esto dependerá de la importancia de la labor de costura que estés realizando. Cuando se hilvanan partes que no hacen fuerza, como un bolsillo o un dobladillo, debes hacer un hilván con punta más larga. En caso de que necesites un hilván más resistente, las puntadas serán cortas.

Ir al inicio

COMPARTE PARA
APOYAR AL MUNDO ARTESANAL