8 Ingredientes tóxicos a evitar en las velas aromáticas

Fabricación

BUSCADOR DE CONTENIDOS

LO MAS VISTO

ARTÍCULOS DE INTERÉS

NAVEGACIÓN DE CATEGORÍAS

¿Eres artesano y te gustaría darte a conocer? Contacta con nosotros y para que ver qué podemos hacer por ti. ¿Prefieres que te hagamos una entrevista? ¿O mejor que hablemos de tu negocio de manera impersonal? En Fabricación nos adecuamos a tus necesidades.

COMPARTE LA WEB

Las velas aromáticas son un elemento que se ha hecho muy popular en muchos hogares, ya que añaden un ambiente acogedor y relajante. Su inclusión ha llevado a algunos casos de dejas de utilizar electricidad para enfocarse en el uso de la iluminación con velas.

Sin embargo, al ser artesano de velas, debes ser consciente de los ingredientes que utilices en el proceso de elaboración, ya que algunas velas pueden emitir sustancias tóxicas al quemarse que pueden ser perjudiciales para la salud de tus clientes.

En esta entrada del blog, queremos ayudarte a que evites 8 ingredientes tóxicos que evites al momento de fabricar tus velas aromáticas.

1. Parafina

La parafina es un ingrediente común en la fabricación de velas aromáticas comerciales, pero su uso plantea preocupaciones debido a su potencial toxicidad. Aunque la parafina es un subproducto del petróleo y se considera segura en pequeñas cantidades, al quemarse emite compuestos químicos como el benceno y el tolueno, que son conocidos por ser carcinógenos y causar problemas respiratorios. Estos compuestos pueden contaminar el aire interior y afectar la calidad del ambiente en el hogar de tus clientes.

Al encender una vela de parafina, se libera una mezcla de gases y partículas que pueden ser perjudiciales para la salud, especialmente en espacios mal ventilados. La exposición prolongada a estas sustancias puede tener efectos negativos en la salud, como irritación de las vías respiratorias, dolores de cabeza e incluso problemas más graves a largo plazo.

Es importante considerar la fabricación de velas aromáticas con alternativas más seguras como las velas de cera de abeja, soja o aceite de coco, que no emiten los mismos compuestos tóxicos que la parafina.

2. Plomo en las mechas de las velas aromáticas

El plomo ha sido tradicionalmente utilizado en algunas mechas de velas para estabilizar la llama, pero su quema libera partículas dañinas que pueden ser perjudiciales para la salud. Estas partículas pueden contaminar el aire interior y ser inhaladas, lo que representa un riesgo especialmente para la salud respiratoria de tus potenciales clientes.

Al fabricar velas con mechas que contienen plomo, se corre el riesgo de exponerse a problemas de salud como irritación pulmonar, alergias, e incluso intoxicación por plomo. Por esta razón, es necesario que optes por la fabricación de velas aromáticas con mechas libres de plomo.

Las mechas que estén hechas de materiales seguros como algodón, madera o papel sin plomo serán más seguras para tus clientes.

3. Ftalatos

Los ftalatos son compuestos químicos que se utilizan comúnmente en la fabricación de velas aromáticas para ayudar a retener fragancias y mejorar la textura de la cera. Sin embargo, es importante ser consciente de que los ftalatos pueden representar también un riesgo para la salud de tus clientes.

Estos compuestos han sido asociados con efectos negativos en la salud, como posibles disruptores endocrinos y carcinógenos potenciales.
Te sugerimos que evites el uso de ftalatos en su fabricación. Opta por crear velas libres de ftalatos para proteger la salud de tus clientes.

Si optas por utilizarlos, te recomendamos que etiquetes tus velas como libres de ftalatos siguiendo las obligaciones a nivel legal de etiquetado y envasado de tu país.

4. BHT y BHA en las velas aromáticas

Los conservantes BHT (butilhidroxitolueno) y BHA (butilhidroxianisol) son comúnmente utilizados en una variedad de productos, incluyendo velas aromáticas. Sin embargo, es importante ser consciente de que estos ingredientes han generado preocupaciones debido a su potencial toxicidad.

El BHT y el BHA son aditivos químicos que se utilizan para prolongar la vida útil de los productos al prevenir la oxidación de las grasas y aceites. Aunque están aprobados por la FDA para uso en alimentos en cantidades limitadas, su presencia en velas aromáticas puede plantear riesgos para la salud cuando se queman.

Cuando estas sustancias se queman, pueden liberar compuestos orgánicos volátiles que pueden ser perjudiciales para la salud respiratoria y general. Te recomendamos que evites su uso en el proceso de fabricación de tus velas aromáticas artesanales.

5. Acetato de etilo

El acetato de etilo es un compuesto químico que se debe evitar al fabricar velas aromáticas debido a su toxicidad. Este ingrediente, a pesar de ser común en la industria, también puede representar riesgos para la salud y el medio ambiente.

Al utilizarlo en la elaboración de velas, se corre el peligro de liberar vapores tóxicos que pueden causar irritación en los ojos, la piel y las vías respiratorias de tus clientes.
Además, el acetato de etilo puede contribuir a la contaminación del aire y del agua si no se maneja adecuadamente.

6. Acroleína en las velas aromáticas

La acroleína es un compuesto químico altamente tóxico que se debe evitar en la fabricación de velas aromáticas. Este componente, conocido por su olor acre e irritante, puede ser liberado durante la combustión de ciertos materiales utilizados en la elaboración de velas.

La exposición a la acroleína puede tener efectos nocivos para la salud, incluyendo irritación en los ojos, nariz y garganta, así como problemas respiratorios. Al utilizar ingredientes libres de acroleína en la fabricación de velas aromáticas, garantizaras un producto más seguro para el uso en interiores para tus clientes potenciales.

7. Formaldehído

El formaldehído también es un compuesto químico que se debe evitar en la fabricación de velas aromáticas debido a su toxicidad. Este es otro ingrediente muy utilizado en la industria puede liberar vapores dañinos al ser quemado, lo que representa un riesgo para la salud de las personas.

La exposición al formaldehído puede causar irritación en los ojos, la nariz y la garganta, así como problemas respiratorios y alergias en tus potenciales clientes.

8. Purpurina

Uno de los elementos a tener en cuenta es el purpurina, un aditivo comúnmente utilizado para dar brillo a las velas. Aunque la purpurina puede parecer inofensiva, muchas variedades contienen microplásticos que pueden ser perjudiciales una vez liberados al quemarse la vela.

Al quemarse, la purpurina puede liberar partículas microscópicas que son inhaladas y pueden causar irritación en las vías respiratorias. Además, al contener plásticos, contribuye a la contaminación ambiental y puede ser perjudicial para la vida marina si se desecha incorrectamente.

En lugar de utilizar purpurina, puedes utilizar alternativas naturales y biodegradables para agregar brillo a las velas, como pigmentos minerales o biodegradables.

Finalmente, te dejamos un vídeo de Gran Velada, una artesana de velas que, con SÓLO 2 PRODUCTOS, crea sus propias VELAS ECOLÓGICAS con ingredientes óptimos y no perjudiciales para la salud.

Ir al inicio

COMPARTE PARA
APOYAR AL MUNDO ARTESANAL